Optimización del estudio I: GRÁBATE – Miki Alcalde

09 Dic, 2018

INTRODUCCIÓN

Hola instrumentista, si estás aquí porque buscas nuevas técnicas de estudio, maneras de dar un mayor rendimiento a la práctica musical y en definitiva mejorar a nivel técnico con tu instrumento.
Esta es, la intención de este post, que pretende ser el primero de varios en los que trataremos diferentes maneras de enfocar las horas que dedicas al estudio propio.
En este primer post os traigo un método eficaz y efectivo para analizar los puntos tanto positivos como negativos de la interpretación, bien sean obras, estudios, ejercicios técnicos, etc. con tal de encontrar la manera de tocar que realmente buscamos, y poder hacerlo conscientemente.

¿QUE HACES CUANDO ESTUDIAS?

Son muchas las horas que los instrumentistas dedicamos a la practica musical al final de la semana, y es fundamental aprovechar al máximo este tiempo. Para hacerlo hay que buscar métodos que nos ayuden a potenciar al máximo nuestras capacidades y así sacarles un mayor rendimiento.
Pero aquí surge un problema, nuestra psique no está lista para analizar todo lo que nos gustaría tener en cuenta a la vez, siempre nos dejaremos de fijar algunos aspectos. Esto es fácilmente comprensible teniendo en cuenta todo lo que influye en nuestra práctica:

  • Postura, gestualidad y funciones motrices
  • Control del aire y respiraciones (no tiene solo que ver con los instrumentos de viento, también influye a la hora de interpretar con percusión, cuerdas, etc.)
  • Métrica, pulsación y ritmo
  • Interpretación personal
  • Alturas (notas, afinación, etc.)

Cuando nos damos cuenta de todo lo que ocurre mientras tocamos, es natural que no podamos fijarnos en todo, o incluso que no seamos conscientes y pasemos por alto algunos aspectos.

SOLUCIÓN: GRÁBATE

Siendo ya conscientes de que todo lo que influye en nuestro estudio, llega el momento de buscar soluciones. Grabarse es una de las más efectivas desde mi punto de vista, aunque esta no consiste solamente en escucharse.

Podemos usar diferentes métodos de grabación pero solamente usando cualquiera de estos métodos podremos ver y valorar nuestro ensayo.
Marcas como GoPro o Zoom ofrecen una calidad muy buena de imagen pero sin duda Zoom con sus micrófonos de condensador es la mejor si disponemos de presupuesto.

Otras opciones más económicas son las tradicionales cámaras de video y webcam o los teléfonos móviles que siempre los tenemos encima y su calidad es más que aceptable, a estos podemos añadirle accesorios para su colocación o una mejora de la captación del audio. puedes encontrar una valoración de los mejores micrófonos para móvil en el siguiente enlace.

Si queremos exprimir esta técnica al máximo lo mejor que podemos hacer es analizarlo, y para ello seguiremos los siguientes pasos:

  1. Conoce lo que tocas: para analizar y buscar los diferentes errores es importante que sepas lo que quieres y estás tocando, solo así tendrás claro lo que consideras errores y aciertos.
  2. Ordena los ítems: antes de empezar a tocar hazte un listado con los ítems que te gustaría tener en cuenta (postura, sonido, afinación, etc.), y hazte una idea de cómo quieres enfocarlos.
  3. Grábate: para esto es importante haber realizado el punto anterior y que la grabación tenga valor para analizar. También es importante el tipo de grabación en relación con los ítems de tu lista, si pretendes centrarte en el sonido puedes hacerlo directamente con una grabadora, pero si también quieres tener en cuenta temas posturales y gestuales talvez tendrás que sacrificar la calidad de audio.
  4. Analiza lo que tocas: una vez te has grabado puedes empezar a analizar, centrándote en cada uno de los aspectos individualmente. De esta manera no te resultara nada complicado, solo tienes que plantear si se ajusta a la calidad que buscas.
  5. Vuelve a grabarte: una vez has analizado lo que te gusta y lo que no, repite el proceso centrándote en los aspectos a mejorar, volviendo a analizar todos los aspectos de nuevo, ya que a veces al focalizar en otros desatendemos los que damos por supuestos.
  6. Repite el proceso: solo uno mismo sabe cuando esta satisfecho con su trabajo, y en este caso podemos aplicar esta técnica de manera repetida, además de propiciar que con la práctica nos será más sencilla.

Con tal de que sea más visual lo he ordenado en una serie de pasos a criterio propio, aunque este hecho no implica que cada músico no pueda variarlo para que se adapte a las necesidades de su estudio.
También hay que añadir que este método es muy útil también para ensambles o cualquier tipo de agrupación, y ayudará también no solo a escucharnos a nosotros, sino a ser conscientes también de todo lo que sucede mientras tocamos.

Hasta pronto…

Y hasta aquí el primer post de esta serie Optimización del estudio, espero que se adapte a vuestras necesidades y os ayude a mejorar vuestra interpretación y estudio.

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *