Optimización de estudio II: PRÁCTICA EFECTIVA – Miky Alcalde

10 Feb, 2019

Saludos instrumentistas, hoy intentaremos abordar la duda a través del segundo post de Optimización del estudio, esta vez tratando la Práctica efectiva, a través de métodos con los que podáis sentiros más cómodos durante el estudio, basándonos en cuatro puntos o ítems principales a tener en cuenta.

¿cuántas horas diarias se deben emplear a la práctica musical? Seguro que esta es una de las preguntas más frecuentes que como instrumentistas os han hecho en algún momento, o se os ha pasado por la cabeza durante vuestro estudio, y a la que, generalmente, no se puede dar una respuesta concisa.

TIEMPO

Ya desde el primer momento topamos con la pregunta principal, y lo que más suele preocupar, el tiempo. Para hacer un uso eficiente de este hemos de plantear dos cuestiones: la duración y el momento.

Duración

Cuando hablamos de duración tratamos de establecer el tiempo de trabajo útil, donde influye conocer el funcionamiento de uno mismo, y tener en cuenta que a veces 30 minutos de trabajo bien invertidos son mucho mejores que 2 horas de trabajo inútil.

Momento

En segundo lugar, con el momento nos referimos a la hora del día en que mejor funcionamos, y vuelve a entrar en juego el conocernos, y saber si somos capaces de aplicar un mayor rendimiento a primera hora de la mañana, después de comer, etc.

Como añadido, si dedicamos tiempo a la practica musical en los momentos del día en que nos es más cómodo, también llega a ser más agradable y ameno para nosotros mismos.

Objetivos

Este es uno de los puntos que siempre se repite, como vimos en Optimización del estudio I: Grábate, y que supone un ahorro de tiempo muy importante.

Haz click en la imagen para ir al post

Trabajar sin objetivos siempre nos va a conducir a caer en los mismos errores y descuidar otros por no aplicarles el foco necesario, y por ello durante el estudio tenemos que fijarlos. Con fijarlos nos referimos a tener las ideas claras sobre el trabajo, saber qué es lo buscamos al tocar desde pequeños aspectos técnicos hasta otros más amplios como el control de la respiración (no únicamente en los instrumentos de viento).

Es recomendable apuntar todos estos objetivos y tenerlos siempre en cuenta, incluso anotando fechas para ver la evolución, y valorar si la manera en que estamos trabajando es útil o necesita cambios.

Trabajo inteligente

Para que nuestros esfuerzos sean útiles hemos de tener en cuenta trabajar de manera inteligente, con lo que intentamos diferenciar el trabajo duro que también es necesario, pero que no siempre es el más efectivo, recordando que la música no es algo que tenga una fórmula fija, y que a veces al forzarnos podemos quemarnos, lo que evitaremos a toda costa.

Los métodos útiles

Por ello, busca maneras de sentirte cómodo, y métodos útiles a nivel personal, que funcionen a la hora de cumplir tus objetivos y optimizar tu tiempo. Siendo conscientes de que estos métodos no son sencillos de encontrar, existe un gran numero de alternativas a nivel pedagógico, y que la clave no se encuentra solamente en uno de ellos, como músico te tocara encontrar la mejor manera de funcionar.

Como recomendación personal, anota todo lo que se te pase por la cabeza, usa colores en tus partituras, tacha, redondea, lo que sea necesario para que en el momento en que tu mirada pase por encima, tu cuerpo, dedos, cuerdas vocales, etc. sean capaces de reaccionar, porque al final una partitura no es más que un soporte.

Resolución de problemas

Como ya hemos mencionado, los métodos de estudio para realizar una práctica efectiva y técnicas de estudio no siempre son igual de útiles, sino que cada músico debe aplicarlos de la manera que mejor se adapten a uno mismo, y no encontramos ninguna fórmula única.

Para poder desarrollarnos tenemos que ser conscientes de que todo es susceptible de mejora, y por ello en este último punto se propone una manera de prosperar en los errores a través de:

Los 4 pasos

  1. Definir: encuentra el problema, donde se halla el error o la dificultad sobre la que poder trabajar. La concreción es muy importante, ya que a cuanto mayor detalle llevemos la consciencia del error, en más puntos seremos capaces de aplicar la mejora.
  2. Analiza: una vez definido el punto sobre el cual aplicarnos, a través del análisis trataremos de buscar aquello que esperamos obtener, volviendo al importante punto de marcar objetivos que siempre nos acompaña en nuestro estudio.
  3. Prueba: aplica las técnicas que consideres aptas, siempre recordando lo anteriormente mencionado sobre el trabajo útil, para obtener el mejor resultado posible.
  4. Repite: por último, tanto como si los objetivos se han asimilado como si no, repite el proceso, volviendo a plantear si existe el problema o si todavía puede mejorarse aplicando otras técnicas, e incluso parar a pensar si puede haber surgido otro problema durante el proceso. Este punto puede resultar tedioso, pero es útil a nivel técnico, y más aún a nivel autocrítico.

Habiendo tratado de esta manera el tema, volvemos a plantear la pregunta: ¿cuántas horas diarias se deben emplear a la práctica musical? Igual que al principio, la pregunta sigue sin tener una respuesta concisa, dado que no la tiene, pero ahora con ciertas herramientas que nos pueden servir de guía en nuestra práctica personal, busca juegos que motiven y hagan un placer la practica efectiva de tu instrumento o incluso de lectura de partituras. Te dejamos un link de un juego ejemplo! busca por la red encontraras cientos para ayudarte y seguir conectado

Espero que la entrada haya sido de utilidad, si no para esclarecer la pregunta, para aportaros medios útiles y eficaces con los que poder aprovechar mejor el tiempo y sacarle el mayor rendimiento, que al fin y al cabo es lo que buscamos para poder desarrollarnos como instrumentistas.

¡Saludos y hasta la próxima!

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *