TÉCNICAS DE IMPROVISACIÓN – Miky Alcalde

13 Ene, 2019

¡Saludos instrumentistas!

Como cada mes, volvemos con algunos consejos para mejorar nuestra práctica musical, esta vez para tratar uno de los conceptos más relevantes y versátiles que usaremos como músicos: la improvisación.

De igual manera que hablamos de la música como un lenguaje, debemos poder aplicar los conceptos de leer, escribir y hablar. Es en este punto en que la improvisación musical equivale a hablar, poder transmitir un mensaje, con unas referencias, pero sin unas pautas a las que debamos ceñirnos.

Sabemos que no es tan sencillo como aparenta, y por eso en esta entrada os damos algunos trucos para que el aprendizaje sea más sencillo y práctico. ¡Empezamos!

ESCUCHA MÚSICA

El primer punto y más importante para mejorar con la improvisación es escuchar música, sin tener que ser música instrumental, ni mucho menos música en la que nuestro instrumento tenga un papel importante, pero esto ayudará en gran medida a establecer patrones y estructuras musicales en nuestra cabeza, muchas veces inconscientemente.

Por otro lado, a base de escuchar a otros artistas podemos forjar nuestro propio estilo y sonido, que no necesariamente tiene que estar enfocado hacia un solo estilo ni sonoridad, siendo muchas veces la mezcla de estos lo que aportara personalidad a tu práctica.

TRANSCRIBIR Y TRANSPORTAR

Para mejorar nuestra técnica de improvisación, dejando de lado la sonoridad del instrumento, también es necesario adquirir técnica y mecánicas para que nuestra improvisación sea más fluida, y no hay mejor manera que mediante la transcripción y el transporte.

Transcribir

Consiste en poder tocar con el instrumento cualquier melodía que escuchemos. Esto en un primer momento es un proceso lento, empezando por la dificultad de memorizar las melodías, por lo cual empezaremos con pasajes cortos y sencillos, poco a poco aumentando la duración. Aquí encontramos la primera ventaja de la transcripción, y la que antes notaremos, el trabajo de la memoria que rápidamente mejorará.

Por otro lado, es recomendable que para todas las transcripciones nos guiemos primordialmente por nuestro oído, sin tener otros instrumentos de referencia (un teclado, por ejemplo), con lo que se adquiere mucha soltura y fluidez a nivel técnico.

Transporte

Consiste en poder aplicar melodías en todas las tonalidades, para desplazarnos por estas sin tener que pensar en armaduras. Como objetivo principal, se trata de llegar al punto en que dejemos de pensar de manera tonal y desligarnos completamente de las escalas, haciendo uso de las referencias interválicas.

Por ejemplo, una vez tengamos la nota de referencia, poder tocar un intervalo de quinta justa sin tener que pensar en las notas que estamos tocando. En vez de pensar Do-Sol, Fa-Do, Lab-Mib, pensar I-V.

La intención con esto es llegar al punto en que solamente con escuchar una melodía tengamos los medios para pasarla a nuestro instrumento sin dificultad, y de igual manera poder adaptarnos a cualquier tipo de armonía, habiendo desarrollado la capacidad de desplazarnos por todas las tonalidades con la misma soltura.

MEDIOS DE AYUDA

A pesar de haber hablado sobre estas técnicas como medio para facilitar y mejorar la improvisación, el proceso es largo y, además, no podemos afirmar que acabe en ningún momento, siempre es susceptible a mejora. Por ello también os facilitamos algunos medios con los que el estudio y practica serán más llevaderos.

Ejemplos

Patterns for Jazz: este es uno de los libros por excelencia en cuanto a improvisación, y qué a pesar de su nombre, nos sirve para cualquier estilo. Principalmente está enfocado al transporte, con numerosos ejercicios enfocados a tocar melodías en diferentes tonalidades, con diferentes progresiones armónicas.

Herramientas que nos pueden ayudar a mejorar nuestra técnica de improvisación son aplicaciones para Android y iOS que nos facilitaran el trabajo a la hora de practicar. Las más recomendables son iReal Pro y Audipo.

iReal Pro una de las aplicaciones más populares. Simula una banda con sonido real para acompañar al estudio, con la que podremos escribir nuestras propias progresiones armónicas y practicar el transporte.

Audipo permite cambiar la velocidad a la que se reproduce una canción, con lo que es más fácil captar los detalles de las melodías que queremos transcribir, además de darnos la opción de marcar diferentes puntos dentro del mismo tema en los que queramos centrarnos (por ejemplo, en modo bucle).

Estos son los medios principales con los que podréis mejorar vuestra improvisación instrumental, y con la que además adquiriréis un mayor nivel técnico, siempre útil para nuestra práctica.

Estaré encantado de responder a vuestras dudas en la sección de comentarios para que podaís seguir aprendiendo a mejorar vuestras técnicas de improvisación!

Espero que os haya sido de utilidad, y nos vemos en la siguiente!

Miky Alcalde

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *