PRODUCCIÓN MUSICAL: FASE 1 LA COMPOSICIÓN – Alex Barroso

06 Ene, 2019

FASE 1 – LA COMPOSICIÓN

¡Hola amigos!

Ya estamos de vuelta con un nuevo Blog sobre la producción musical. Si en el anterior Blog hicimos una vista general de lo que es el productor musical y sus funciones para marcar un punto de inicio para todos, hoy ya vamos a entrar en materia. En este caso analizaremos las fases de una producción y entraremos en cada una de ellas de un modo estándar para cualquier nivel. Recordemos dichas fases:

Pirámide producción musical

Como es obvio, el punto de partida de una producción es la composición de la canción. No hace falta decir que para ello hacen falta unos conocimientos musicales teóricos básicos, aunque la intención y la intuición también (¡y eso no siempre se aprende!). Si enfocamos este blog desde la figura del productor musical, hay que dejar claro que el productor no siempre está presente en esta fase, pero lo mejor es que sí. El productor puede ser el compositor, el co-compositor o el guía. Pero esto es algo que puede variar en cada proyecto, así que tomaremos el camino más amplio y daremos por hecho esto y nos centraremos en el proceso de composición en sí mismo sin tener en cuenta quién lo lleva a cabo.

¿Por dónde empiezo?

El proceso de composición es algo muy personal ya que va a depender de muchos factores aleatorios como el propósito, el estado emocional, la cultura, la situación, etc. Y de ello también deriva el momento en el que decidimos ponernos a ello, así que si algo debemos saber es CUÁNDO COMPONER.

“La inspiración no te acompañará siempre que lo desees. Es traicionera e imprevisible.”

Crear una canción es un proceso en el que plasmamos emociones y eso va a sustentar y decidir el destino de nuestro tema. Con lo cuál es muy necesario e imprescindible dedicar una parte muy importante a buscar un lugar agradable e inspirador para sentarse y pensar profundamente. Poner en orden dentro de nuestra cabeza el propósito de la canción, lo que queremos expresar y visualizarla. A partir de aquí podemos empezar…

Elementos de la música

¿Qué herramientas tengo?

  • Papel y bolígrafo: Focaliza el destino y el propósito de tu obra, haz un Brainstorming. Plasma todas las ideas posibles aunque aparentemente no tengan relación… ¡deja volar la imaginación!
  • Instrumento: Lo mejor para componer es tener cerca tu instrumento, sea cual sea, siempre que te permita expresarte.
  • Grabadora: ¡Graba todo, todo, TODO! No dejes escapar ni una nota o una idea por ridícula que te parezca. El teléfono móvil es un gran aliado para esto.
  • DAW: Si para ti es tu forma de componer no lo dudes ya que agrupa todos los puntos anteriores (eso si, no te estanques en elegir sonidos en este punto ya que puedes perder la inspiración)
  • Cultura musical: ESCUCHA MUCHA MÚSICA para tener patrones en tu mente.

 

PUNTOS CLAVE DE UNA COMPOSICIÓN

  • Estructura de la canción: Hay diferentes formas de estructurar una canción. Cuando vayas a crear una nueva obra musical, piensa en qué estructura quisieras implantar en la misma. Lo más estándar es: ESTROFA – ESTRIBILLO – ESTROFA – ESTRIBILLO – PUENTE – ESTRIBILLO
  • Tempo: Cuando nos dispongamos a componer la canción debemos tener muy claro el tempo y el estilo musical (balada, midtempo, ritmo, etc.)
  • Melodía vs Letra: Esto va a depender de tu forma de componer e inspirarte. A veces crear la letra te llevará al destino deseado, otras veces lo mejor es partir de una melodía básica. En mi caso, prefiero empezar por la melodía ya que es lo que más “engancha” al oyente y decide el carácter de la canción.
  • Evolución: Nuestra canción debe tener un desarrollo interesante para el oyente. Nuestra historia deberá tener un comienzo que suscite el interés del consumidor y que te vaya guiando hasta el desenlace final. La letra también es clave para conseguirlo.
  • Atributos:Una canción, como todo producto dirigido a un consumidor, deberá tener unos atributos que le diferencien de los demás. Hay dos caminos:
  1. Hacer lo que a otros le funciona.
  2. Tratar de crear algo único.

Ambos son válidos, ¡no dejes que te envenenen la mente!

  • Armonía: Una vez tenemos una línea melódica básica es hora de empezar a darle cuerpo a nuestra canción. Ha llegado el momento de hacer uso de nuestros conocimientos musicales para crear una buena progresión de acordes y crear la atmósfera necesaria. Es muy importante saber las progresiones típicas de nuestro estilo musical (obviamente las reglas están para romperlas si queremos ser originales).

 

Escalas mayor y menor

 

  • Estribillo: No hace falta decir que es posiblemente la parte más importante de nuestra canción. Es el momento de mayor energía y dónde queda presente el mensaje principal de la canción. A veces, es recomendable componer y crear el estribillo al inicio para saber dónde queremos llegar en el desarrollo y sobre todo para crear EL GANCHO.
  • Reposar: ¡No te quedes con el primer resultado! Deja tu obra reposar unos días y luego retómala, seguro que surgen nuevas ideas o ves fallos que no viste en su día.
  • Título: Bautiza a tu obra como se merece, a veces el título hace mucho respecto al consumidor. Destaca el mensaje y haz que brille!

 

… Y FIN! YA TIENES TU OBRA!!!

 

Por último, queremos dejar claro que cada persona, proyecto o artista tiene sus métodos y fórmulas. Para esto no hay una guía exacta y 100% efectiva para todos. Lo importante es que disfrutes del proceso igual que del resultado.

Gracias a todos por disfrutar de este blog, nos vemos en el siguiente!!!

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *